Perro polar argentino

http://teodogs.blogspot.com/2014/02/perro-polar-argentino.html



 El perro polar argentino, el más potente de los perros mushing del siglo XX. Actualmente declarado como extinto y cuyo efímero paso por la vida dejó una gran huella en la historia de héroes caninos...







El mushing fue también una actividad de suma importancia para la exploración de la Antártida (polo sur), al igual que en los territorios aledaños al Ártico (polo norte) el ingreso era inalcanzable para los medios de transporte de la época, por lo cual el ejército argentino se vió en la tarea de desarrollar una raza de perro superior a los ya fuertes husky, malamute u otros spitz (perros de trineo) con el fin de desplazarse y establecer las bases necesarias para el reconocimiento de este inhóspito territorio.

Aproximadamente desde la década de 1910, con las ideas vigentes de las heroicas hazañas de los perros de las nieves en las cabezas de por lo menos 30 hombres oficiales y suboficiales muchos de ellos enfermeros veterinarios, se inició la cría y selección de estos perros. El objetivo era simple: un perro capaz de aguantar bajas temperaturas, movilizar grandes cargas y el orgullo de ostentar una raza superior a las que ya existían, que probablemente no serían aptas para lo que se les demandaba; en un proceso que duró cerca de 30 años. Sin lugar a dudas se uso la increíble fuerza del Malamute, la velocidad del Husky, el tamaño y tenacidad del perro de Groenlandia (cacería) y alguno de tantos spitz para brindar las características que llevaron al desarrollo del perro polar argentino.


Foto extraída de: http://www.marambio.aq/

Analizando un poco los registros existentes (más historias que registros) y reconociendo que lo buscado era un perro con un temple y temperamento estables, sumados a una excepcional capacidad física (no tanto belleza) podríamos describir al perro polar argentino de la siguiente manera:



Alzada (altura): 58-68-cm machos y 55-65cm hembras
Color del manto: tonos bicolores donde resaltaban los colores negros y blancos
Ojos: Almendrados y tonos café (debido al ambiente es posible pensar en tonos oscuros) No tan claros como los husky ni tan oscuros como los del malamute
Patas: fuertes con una gran separación de dedos y una palma amplia para lograr un desplazamiento eficiente.
Cuerpo: de apariencia robusta pero atlética (algo parecida al malamute con líneas de groenlandés)
Cuello: fuerte y hombros anchos para el arrastre
Orejas: Lo más probable y debido a las mezclas, no tenían las orejas erectas en una linea tan perpendicular como lo son en el husky
Pelaje: Triple pelaje posible gracias al aporte del spitz, y un manto de grasa grueso que en concordancia a los animales que habitan la Antártica debía ser de alrededor de 1-2cm de espesor

El perro polar argentino permaneció activo desde 1951 hasta 1991 que se firmó el tratado antártico de protección del medio ambiente, el cual obligó a la extracción de especies no nativas de dicho territorio desplazando a los perros a lugares no aptos para su supervivencia y dispersando la especie extinguiéndose irremediablemente finalizando la década pues el número de animales y la variabilidad genética que existía sería insuficiente para perpetuar la raza.

Un tiro (equipo) de 11 perros era capaz de desplazar poco más de una tonelada a velocidades de entre 50-80km dependiendo del terreno con una resistencia de poco más de 5 horas seguidas con una temperatura de hasta -70°C.

Al igual que las demás razas para mushing los perros se acostumbran a consumir la nieve para hidratarse e igualmente a la hora de dormir no habían mayores problemas.


La temperatura más fría
La temperatura terrestre más fría registrada fue de -89°C ocurrida en la base de Vostok en la antartida (polo sur) el 21 de julio de 1983, en días normales quienes habitan estos lugares cuentan que dentro de las neveras de almacenamiento la temperatura es más cálida que en el resto de la base.

Este registro coincidió con la visita de un equipo de mushing del perro polar argentino, los cuales esperaron fuera de la base mientras el clima volvía a temperaturas más normales (promedio de -55°C)